jueves, 18 de mayo de 2017

Ya no quiero estar triste.
Ya me niego
a esta certidumbre de pantano
siempre en los ojos siempre
este cenagal en la mirada
que no es llanto. No.
Es barro
que se mete en las pestañas
y se hunde sin remedio,
hasta el mismo lugar del corazón.
Yo no quiero estar triste.

Quiero sentarme al lado de mi verso.
Abrir la mano.
Liberar pájaros.

MARIANA FINOCHIETTO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario